Diástasis Abdominal

¿Qué es? ¿Cómo se trata?

Juan A. Díaz, Col. COFICAM.664

Diástasis abdominal es la separación de los músculos rectos abdominales situados en la parte anterior del abdomen. Van desde el borde superior del pubis a la cara anterior de los 5º, 6º y 7º cartílagos costales y apéndices xifoides. Es fácil de identificar ya que a veces cabe hasta un puño en la apertura que se genera en la linea del ombligo.

¿A que es debido la aparición de la Diástasis abdominal?

Sus causas pueden ser varias. Os indicamos unas cuantas, a ver si os suena alguna:

  • Causa congénita
  • Postparto
  • Edad avanzada
  • Aumento de la presión intraabdominal

El principal síntoma de la Diástasis abdominal es la deformidad o el aumento de la tripa, y lo más importante, el aumento del espacio entre los dos rectos en nuestro abdomen.

¿Cómo puedo saber si tengo Diástasis abdominal?

De una manera muy simple. Tienes que tumbarte boca arriba con las rodillas flexionadas, y las plantas de los pies apoyadas en el suelo.

 A continuación, colocas  un brazo detrás de la cabeza y el otro sobre el abdomen, con la mano en la zona del ombligo.

Una vez cogida la posición, hacemos una abdominal (el ejercicio normal de «abdominales») elevando a la vez la cabeza hacia las rodillas para que se contraigan los rectos abdominales.

Entonces palpamos el espacio entre ambos músculos , y si es de más de dos dedos (unos 2,5 cm) de ancho, podríamos estar hablando de una diástasis abdominal. Aparte de esta prueba física, podemos confirmar el diagnóstico con una ecografía.

¿Cual es el tratamiento?

Sobre todo los ejercicios hipopresivos. También juega un papel fundamental la electroestimulación y mejorar los problemas relacionados con la esfera visceral (gases, estreñimiento…). Para esto lo que más recomendamos es la osteopatía, entrenamiento personal y revisar nuestros hábitos alimenticios con un buen estudio de dietética y nutrición.

En los casos más avanzados, por desgracia la única solución efectiva que hay es la cirugía. Suele ser gente que se “deja”, y al final, por no hacer tres ejercicios al día, se ven sometidos a una cirugía con un post operatorio muy incomodo y doloroso.