Alimentación deportiva después del veranoAlimentación y deporte después del verano

Hay quien busca perder en una semana o quince días todo lo que ha cogido durante los meses de verano

Beatriz Vivar, Col. CODINCAM.110

Llega el otoño y con él, y para casi todos, llega también la vuelta a la rutina del deporte y de las dietas.

Tras un verano que para muchos afortunados ha significado  relax, vacaciones y descanso, hay quien busca perder en una semana o quince días todo lo que ha cogido durante los meses de verano.

Comienzan las restricciones y lo que los nutricionistas llamamos “dietas milagro”.  Y este tipo de alimentación, baja en hidratos de carbono y grasas y muy alta en proteínas, no beneficia para nada a quienes empiezan a entrenar en el gimnasio o a salir a correr. Alimentación y deporte es otra cosa.

En efecto, la nutrición deportiva, va mucho más allá de bajar 1kg de peso en una semana a base de correr como un hámster en una rueda, o de comer hojitas de lechuga cual conejo.

Si buscas un objetivo estético y comienzas una rutina en el gimnasio, o un entrenamiento para preparar una carrera (un duatlon, un triatlon, …), tienes que alimentarte para ello.

Cómo debes comer si comienzas a entrenar

Una manera muy eficaz para saber si estás bien hidratado a lo largo del día es observar el color de la orina.

La primera premisa, y lo más importante, es la HIDRATACIÓN. Sí, si quieres rendir tienes que encontrarte bien hidratado.

Además, aún hace bastante calor y el ejercicio produce deshidratación, sobre todo aquellos deportes que se realizan al aire libre.

Para saber cuánta agua debes beber tras hacer ejercicio, deberías pesarte antes de comenzar y al finalizar.

Esa diferencia de peso que mucha gente piensa que es grasa, es agua, por lo que intenta tomar ese agua al terminar.

En cuanto a la alimentación, es muy importante reducir todos los alimentos ultraprocesados, porque su aporte calórico es muy alto y su saciedad es mínima.

Intenta alimentarte con comida real

Qué debes comer o cenar si vas a entrenar

Lo más importante es configurar un plato que lleve:

  • Una parte de proteína, que puede ser de origen vegetal o animal (legumbre, soja, tofu, pollo, pavo, pescado, huevo, …).
  • Una parte de hidrato de carbono (legumbre, arroz, pasta, patata, …).
  • Una parte de verdura.
    En este punto hay que tener en cuenta el tipo de entrenamiento que vamos a realizar; por ejemplo, si se sale a correr dos horas después de comer, estas verduras deberían tomarse al terminar y no antes, para evitar flatulencias y molestias digestivas durante el entreno.
    Sin embargo, si el entrenamiento es más de gimnasio con máquinas o pesas, el plato de Harvad es ideal para configurar nuestra alimentación.
  • De postre, lo más conveniente es tomar una fruta.

En cuanto a la alimentación post- entrenamiento, no debe diferir mucho de la pre entrenamiento. La única diferencia es que aquí si podemos aumentar la cantidad de verdura ya que no va a interferir en ningún malestar intestinal durante el entrenamiento. Y también aquí podemos aumentar un poquito la cantidad de proteína, pues durante el entreno suele haber una destrucción.

La «ventana anabólica» no existe, no necesitas cargar con el batido de proteína

En cuanto a la ventana anabólica, de la que tanto se  habla, solo decir que tal ventana no existe. Por tanto no es necesario llevar el batido de proteína al gimnasio tras hacer una clase de bicicleta, o de gap, o de cualquier cosa. Tenemos todo el día y casi parte del siguiente para recuperarnos.

También en alimentación y deporte, en iPhysio Therapy Nutrición te ayudamos a cuidar la salud disfrutando de los alimentos.